Los vehículos Volvo de próxima generación sabrán cuándo el conductor no está en su mejor momento

A todos nos gusta pensar que somos buenos conductores, pero también sabemos que incluso los mejores cometemos errores. Las personas pueden estar distraídas, estresadas, soñolientas o en otro estado que afecte el modo de manejar. Y cuando las personas no están en su mejor momento, pueden necesitar ayuda.

Para lograr nuestra visión de un futuro sin accidentes, debemos considerar todas las razones por las que puede ocurrir un accidente. Tradicionalmente, nos hemos enfocado en hacer que nuestros autos entiendan mejor lo que sucede a su alrededor para ayudar a proteger a las personas que están dentro.

Pero para abrir nuevos caminos en la forma de proteger a las personas, debemos ir más allá: debemos mejorar la comprensión del automóvil sobre el estado del conductor.

Por eso estamos introduciendo nuestro sistema de comprensión del conductor como estándar en nuestro EX90, que se presentará el 9 de noviembre de 2022. Este sistema de detección interior en tiempo real se guía por un concepto sencillo: si un automóvil Volvo puede comprender cuándo el conductor está en un estado que no es ideal para conducir, el automóvil puede tomar medidas para ayudar a evitar accidentes.


Sistema de comprensión del conductor

El sistema se lanzará en el EX90 y complementará un conjunto de sensores externos de última generación.

“Nuestra investigación muestra que simplemente observando hacia dónde mira el conductor, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo sus ojos están cerrados, podemos saber mucho sobre el estado del conductor”, dijo Emma Tivesten, especialista técnica sénior en el Centro de Seguridad de Volvo Cars.

“Al basar sus cálculos en los hallazgos de nuestra investigación, el sistema de detección permite que nuestros autos identifiquen si la capacidad del conductor está disminuida, quizás debido a soñolencia, distracción o incluso intoxicación, y ofrecer asistencia adicional de la manera que mejor se adapte a la situación”.

Usando sus dos cámaras para detectar señales tempranas de que el conductor no está en su mejor momento, el sistema observa patrones de mirada. Al medir cuánto tiempo mira el conductor la carretera que tiene delante, teniendo en cuenta las variaciones naturales, entiende cuándo los ojos, y quizás la mente, están enfocados en algún otro lugar que no sea la conducción.



¿El conductor mira muy poco a la carretera? Podría ser una señal de que está distraído visualmente, incluso mirando su teléfono celular. ¿Mucho? Esto podría ser un signo de distracción cognitiva, lo que podría significar que el conductor está tan preocupado con sus pensamientos que ya no registra lo que está viendo.

El volante capacitivo del automóvil también tiene un papel importante. Detecta si el conductor suelta el volante, monitoreando así la estabilidad de su dirección.

Mediante el uso de nuestras tecnologías patentadas para la detección en tiempo real de los patrones de mirada y el comportamiento de conducción, el automóvil podrá tomar las medidas adecuadas para ayudar al conductor cuando sea necesario. La asistencia puede comenzar con una simple señal de advertencia que aumenta el volumen con la gravedad de la situación. Si el conductor no responde a las advertencias cada vez más claras, el automóvil puede incluso detenerse de forma segura al costado de la carretera, enviando una advertencia a otros usuarios de la vía con sus luces de emergencia.



“Hemos logrado un gran progreso en la detección externa durante las últimas décadas, gracias a nuestro trabajo comprometido en los sistemas de prevención de colisiones”, dijo Thomas Broberg, director interino del Centro de seguridad de Volvo Cars. “La detección interior es una de las próximas fronteras de la seguridad para nosotros. Continuaremos aprendiendo, desarrollando e implementando nuevas funciones paso a paso para ayudar a mejorar la seguridad a medida que nuestro conocimiento crece y madura”.
0 visualizaciones0 comentarios