Qué tan privada es tu privacidad...

AUNQUE CREAS QUE TU VIDA NO ES INTERESANTE, AUNQUE PIENSES QUE TU “NO TIENES NADA QUE ESCONDER” TU PRIVACIDAD ES IMPORTANTE, MAÑANA PUEDE SER INFORMACIÓN MÉDICA O ALGO MÁS CONFIDENCIAL.





Nuestras vidas están en la internet y dependen de ella, y ahora más que nunca, ya que la pandemia nos forzó a digitalizar- nos aún más. A veces sentimos que este mundo nos escucha y hasta ve, y lo peor es que tan solo estamos en el comienzo.


Los softwares mejoran, la inteligencia artificial se vuelve más inteligente y las compañías cada vez nos conocen mejor por la cantidad de información que acumulan de nosotros. Esta es una de las primeras cosas que hay que hacer, entender y aceptar que nuestra información está en el mundo digital y que una vez que esta allá afuera, eliminarla es casi imposible.


Si tienes redes sociales, si tienes cuentas en páginas de internet don- de compras cosas, si navegas en internet, si usas servicios de geolocalización, lo que sea que hagas online hoy en día recoge algún tipo de data o información tuya y esta es almacenada para uso de esa aplicación, y en la gran mayoría para compartirla o venderla. Espero esto no sea nada nuevo para ninguna de las personas que lea esto, ya que nuestra data o información es lo que paga todas estas aplicaciones o programas de los cuales estamos adictos y dicen que son “gratis”.


Levanta la mano si en algún momento de tu vida has dicho: “qué im- porta que tengan mi información o que lean mis mensajes, no es como si fuera importante o no tengo nada que esconder.” Si has dicho esto, creo que no estás entendiendo bien el problema. Lo primero que debes entender es que tú y yo somos el producto, o sea, nuestra información.


Toda la data que nosotros les damos acceso a las plataformas y redes sociales, ellos lo que hacen es su- marla a millones y millones de bases de datos donde dicha información la usan para vender anuncios, para engancharnos y hacernos pasar más tiempo en su app o se la venden a otras empresas para análisis más profundos. Luego estas empresas usan esta in- formación para filtrar y seleccionar gente para venderle sus productos, ideas o bombardearte con publicidad o mensajes de cualquier tipo. Lo peor de todo es que dentro de todas esas políticas que uno no lee, aceptamos a que toda esta información es de propiedad de dicha empresa. Pongámoslo de una manera más gráfica, imagínate que Facebook les pagara a 10 detectives privados que te sigan todo el día y te to- men fotos y anoten exactamente todo lo que haces en tu día. Te sentirías cohibido e invadido, ¿cierto?, bueno, no es muy diferente a lo que pasa, solo que no lo estás viendo.


Hace poco, hubo una crisis existencial por la actualización en los términos de uso y privacidad de WhatsApp que duró un par de días. Si bien el tema no era tan grave como se pensaba, ya que la gente entendió que WhatsApp iba a leer nuestros mensajes (lo cual técnicamente no pueden por la encriptación que tienen), al final nos unimos todos y ejercimos presión a una de las compañías más grandes del mundo. Esto para mí, fue algo extremadamente positivo porque demuestra que aún somos los usuarios que tenemos el poder. Pero algo que me preocupa es que mucha gente borró WhatsApp o bajó alguna otra plataforma sin entender realmente qué es lo que estaba pasando. Simplemente lo hicieron porque es lo que todo el mundo estaba haciendo y, realmente, hoy en día para poder proteger tus datos o por lo menos cuidarlos, debemos estar extremada- mente informados para saber cómo actuar.


Hoy es información básica sobre tus preferencias de compra, qué estás buscando en internet, etc., mañana será tu información médica o cosas más personales las cuales una vez sean públicas, recuerda que es sumamente difícil recuperarlas y/o eliminar- las. Siempre es importante leer y entender qué estás aceptando en esos términos y condiciones que te pi- den al inscribirte a algo y debes estar muy pendiente de qué pasa en las actualizaciones también. Por ahí siempre tratan de meter goles. Nosotros debemos tener el control de para qué usan nuestra data y con quién la comparten, al final, esa información es de nosotros, y eso es lo que se está peleando.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo