Teletrabajo: ¿Se Queda o Se Acaba?

Actualizado: 20 ago 2021

ESTA MODALIDAD, MIXTA O PERMANENTE, NOS PERMITE PODER COMPARTIR MÁS TIEMPO EN FAMILIA Y EVITAR LAS LARGAS HORAS AL MOVILIZARNOS, POR EL TRÁFICO.



Todo cambió en nuestras vidas, es una experiencia traumatizante. Cuando llegó el COVID-19, sin que nadie pudiera estar preparado, nos encerraron en la casa por más de seis meses y no tuvimos otra opción que ajustarnos.


Nuestra casa se convirtió no solo en el lugar donde estamos en familia, donde descansamos, donde nos desconectamos, sino que ahora, también donde trabajamos. El teletrabajo se convirtió en el nuevo normal, y la internet, Zoom y WhatsApp pasaron a ser nuestras herramientas de trabajo más importantes. Al inicio, lo más complicado fue encontrar el balance entre la casa, el trabajo y el afrontar la pandemia. Pero luego de un par de meses, poco a poco nos fuimos adaptando. Sí, claro, nuestros hijos o familiares aún interferían en las reuniones de trabajo, pero pasó a ser algo común y aceptable.


En lo personal, para mí, fue extremadamente complicado el encierro con una esposa embarazada y, un par de meses después, un hijo recién nacido, mientras trabajaba en casa. Por suerte, había adecuado un espacio para poder hacer mis proyectos en casa, el cual tuve que adaptar para convertirlo en una oficina y así poder dividir los espacios en el hogar. Esto me ayudó enormemente a concentrarme y a lograr avanzar en mis responsabilidades. Al principio era superestresante, ya que, por la necesidad de vernos, pasábamos en Zoom todo el día, hasta inventamos un nombre para esto: “Zoom- bis”. Pero poco a poco fuimos entendiendo que no todo tenía que resolverse con una llamada por Zoom, gracias a Dios.


Progresivamente, nos fuimos ajustando y nos dimos cuenta de que el teletrabajo no era tan malo. No per- díamos miles de horas estancados en tráfico, pasamos más tiempo en familia y, me atrevo a decir, somos hasta más productivos. Así pasó en Panamá y en el resto del mundo. Logramos ajustar los horarios, formalizamos un espacio de trabajo, lo adecuamos con lo necesario, teníamos más herramientas para colaborar digital- mente, en fin, nos acostumbramos. Lentamente, ha ido abriendo la economía y nos hemos ido vacunando y ya los empleadores están pidiendo que regresemos al trabajo presencial. Adivina, otro cambio más, pero creo que ahora que experimentamos todo lo positivo que ha sido esta nueva modalidad de trabajo, no estamos listos para dejarlo ir.


Al principio, creíamos que el teletrabajo era imposible. Luego de hacerlo, nos dimos cuenta de que podemos vivir con el teletrabajo sin problema y que podemos ser capaces de trabajar desde casa o, en fin, desde cualquier parte del mundo si nuestra actividad laboral lo permite. Tanto es así que en algunas partes del mundo los empleados están haciendo peticiones y hasta protestando para que sus empleadores les permitan seguir teletrabajando o crear un horario de trabajo mixto, en el que van a la oficina algunos días y otros desde casa.


En mi opinión, creo que es perfectamente posible hacerlo. Se necesitan las herramientas adecuadas y algo de inversión para lograr que sea una relación ganar-ganar. Es necesario poder medir la cantidad de trabajo y la efectividad de todos de manera rápida para saber qué en verdad le están sacando el mayor provecho posible a la jornada laboral.


Las metas, los kpi y el seguimiento tiene que ser claro, medible y constante. Es necesario para que tanto él empleado como el empleador estén cómodos sabiendo que, aunque no estén físicamente ahí, se están cumpliendo las responsabilidades contractuales. Creo que esta modalidad, mixta o permanente, les permite a las personas poder compartir en familia más tiempo y evitar las largas horas al movilizarnos, por el tráfico.


Es algo que deberíamos contemplar y seriamente considerar, aunque sea un horario mixto, para crearles una rutina de vida más balanceada a todos dentro de la organización. Claro está que no todas las actividades se prestan para esto, pero en las que se puedan vale la pena mantenerlo como una opción para los que la quieran. Tenemos la tecnología para hacerlo, ahora solo es cuestión de implementarla adecuadamente para sacarle el mayor provecho posible. ¿Será que logramos establecer el teletrabajo como la nueva modalidad de trabajo a nivel mundial?

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo